13 d’abril 2008

va de dones

Per primera vegada més dones que homes al govern de l'estat.
Una d'elles, estrena un nou Ministeri, el d'Igualtat, que no va tenir gens de ressó quan la legislatura del PP.
Aquesta senyora té un blog anomenat "Amanece en Cádiz"
Un text recomanat per Bibiana Aído a partir d’avui ministra del “Ministerio de Igualdad” És un pèl llarg, però les dones n'estem contentes. Si més no, jo n'estic, vingui d'on vingui i sigui d'un o altre partit, qui l'ha escrit sap bé de què parla. Us el deixo en la llengua original.


“Las mujeres, desde el comienzo de los tiempos, aquellos en los que decían que “salíamos de la costilla de Adán”, siempre hemos llevado “uniforme”; este ha variado, pero ha tenido una característica común: ser un uniforme para agradar o para servir a los hombres, y, si era posible, para ambas cosas a la vez. Lo grave es que todavía, en pleno siglo XXI, vivamos sujetas a esta “ley del agrado” no escrita, pero que es más fuerte y obligatoria que cualquier otra.
El universo de la discriminación contra las mujeres es tan variopinto, tan intenso y tan extenso, que resulta, en contra de lo que en ocasiones se cree, difícil de abarcar. Ser conocedoras del discurso de la igualdad entre mujeres y hombres es una especialidad de la que pocas personas pueden ser consideradas expertas. Aparentemente casi todo el mundo sabe de ello y, sin embargo, pocas conocen de verdad el por qué ocurre esto.
¿Cómo es posible que a estas alturas haya mujeres trabajadoras, enfermeras, por ejemplo, -para más escarnio-, que son obligadas por la empresa a llevar uniforme con falda corta, cofia y amplio escote? El objetivo, -lo dice el empresario-, no es otro que el de “agradar”, y así lo especifica su contrato, y si no lo cumplen, se las sanciona.
Esto que ha pasado en una clínica sanitaria de Cádiz, no es una anécdota, sino una categoría mucho más habitual de lo que nos creemos; de lo que ha pasado en esta clínica nos hemos enterado porque las enfermeras, que allí trabajan, han tenido el valor de denunciarlo públicamente y, afortunadamente, los medios de comunicación se han hecho eco de ello, y se ha producido un cierto estupor social. El que esto ocurra, es una buena señal, pero, al mismo tiempo, es malo que estas cosas sigan pasando. No estamos ante un supuesto aislado. ¿Cuántas enfermeras, o similares, no están obligadas, por razones de supervivencia de diversa naturaleza, a llevar uniforme?
Siempre se trata de la utilización de un uniforme, de trabajo o de calle, para “agradar” al varón, -al otro-, y el problema está, ni más ni menos, que en la voluntariedad, en la libertad, de las mujeres para poder vestir como realmente quieran, y no como se las obligue.
Nadie discute la exigencia de que su forma de vestir no les debe impedir ser eficaces en su trabajo, el problema está cuando se supedita la eficacia a las formas de ejercicio del mismo, que es cuando aparece lo del “agrado”. Lo importante no es que las enfermeras lo hagan bien o mal, si no que “agraden” a los pacientes, que son, en este caso, además los que pagan, y este “agrado” no tiene nada que ver con el buen hacer, sino con la apariencia sexual de las mujeres, porque eso hemos sido, y, todavía, seguimos siendo, “el oscuro objeto del deseo” masculino; la historia de la literatura, del arte y de la cultura nos representa o como madres dolientes -y la Virgen María es el mayor de este estereotipo-, o como “suministradoras” del placer masculino, -también habría muchos ejemplos-, porque históricamente se decidió que no teníamos vida propia, sino subordinada a la de los hombres, y además reproducíamos la especie, y esto nos ha marcado tanto que aún hoy sigue condicionando nuestra vida personal y profesional.
Y en esas estamos, tratando de sortear los obstáculos que nos impiden, o, al menos, nos dificultan, ser autónomas e independientes: en el vestir, en la expresión…, todo es muy triste, y recuérdense, por ejemplo, las imágenes de esas azafatas que en las carreras de coches o de motos, -ahora tan de moda-, presencian el triunfo, sin apenas ropa, mientras “las bañan” con el cava que sobre ellas derraman los campeones, -masculinos, por supuesto-; nuestro “destino” es el agrado o el cuidado de los demás, dependientes o independientes, porque a estos, a los “autónomos”, a los que dirigen el mundo, es a los que más tiempo de nuestras vidas les hemos dedicado.
Los uniformes de las enfermeras, de las azafatas, de todas las que sirven, y de las mujeres en general, solo tienen que ver con esto del “agrado”. Nuestra función ha sido reproducir, y ahora, que además queremos hacer otras cosas, nos recuerdan, con demasiada frecuencia, que no nos equivoquemos, que este no es nuestro papel, y las mujeres que se dedican al rol convencional, son “las triunfadoras” sociales, constituyéndose así en esos modelos de mujer que también con “uniforme”, -en este caso de guapas-, van por la vida; si estas incumplen su contrato, la sanción no es de 30 euros de multa, como el de las enfermeras de Cádiz, sino que tiene que ver con su repudio de “esposa modelo”; a mi estas me preocupan poco o nada; han decidido buscar “el triunfo” de esta manera y peor para ellas, las que me interesan son las que están siendo obligadas por sus empresas, públicas o privadas, a llevar uniforme, con falda corta y escote, para “agradar” a una sociedad con unos valores culturales realmente inaceptables. Y, mientras, las mujeres siguen muriendo a manos de sus parejas, -sea cual sea el vinculo que a ellas les una-, pero son para ellos “culpables”, porque han intentado acabar con el “uniforme” del agrado que como mujeres tenían que llevar siempre puesto.”

18 comentaris:

Jordi Casanovas ha dit...

Per fer una mica de teràpia de radicalització t'explicaré que algun militar ja ha dit que no li agrada la Chacón com a ministra de defensa per catalana, dona i embarassada.

Jo Mateixa ha dit...

Molt bo el texte nena, el que jo em pregunto...justicia no n'hi ha oi en aquesta pais???

Si fos així la Magdalena no estaria on està...caguncony!!!!

:-P

Besitus de bona nit, descansa i fes descansar el cervell tia, que portes un ritme que ni l'Iniesta!!!! :-)

Juasjuasjuasjuasjuasjuasjuas

Cesc ha dit...

Esperem q a partir d'ara sàpiga com dur tot el tema i que la gent es senti recolzada, endavant dones!

Enredada ha dit...

Somos discriminadas en todo el mundo.
Y cuando no lo somos, nos discriminamos nosotras mismas, lo digo por la presidenta de mi país, que solo sabe decir que se siente discriminada por el género cuando fué elegida para tener ese cargo. Me parece una autodiscriminación nefasta.
Besotes Zel,
te quiero

Striper ha dit...

Lo de les ministres ja tindria que ser normal i no caldria resaltr-ho, lo de laMagdalena la hostiahver si la doblan.

XeXu ha dit...

Apa, ja quedaré jo com el que està en contra de tot, però sigui dit d'inici que, evidentment, sóc partidari i convençut de la igualtat total entre homes i dones, i que ja seria hora que lluitéssim tots junts per estirar del carro, que les coses anirien molt millor. Però l'escrit no m'impressiona, i si és això l'únic que preocupa a aquesta dona, quan foti el camp les coses seguiran igual. Espero sincerament que sigui més bona actuant que venent les seves idees, perquè a part d'algun exemple denunciable que cita, i alguna espurna de coherència, el seu discurs no és altra cosa que un tríptic feminista d'ulls tapats, que tots sabem que és un masclisme a la inversa.

Paraules dures les meves, ja ho sé. En algun altre blog ja em van dir que si ara no es dóna una sobreprotecció a les dones, les coses no canviaran. Però això no és igualtat, i és cert que cada cop surten més polítiques i lleis de benefici per les dones. N'estic a favor, i tant que si, però n'estic a favor perquè encara avui hi ha temes en que les dones estan discriminades. Per mi el que seria ideal és que aquestes lleis no fossin necessàries, perquè tothom té el que es mereix, els mateixos drets i deures, i la situació es pot equiparar entre homes i dones.

Mar Roca i Sol ha dit...

Bones,
tens un regalet al meu bloc a part de que per fi ja te linkat. El temps zel que s'em passa.....
muakis i felictats

Joan deu Peiroton ha dit...

Ah! Doncs, falta només una "capa" de govern. En tot cas, em sembla que França es queda molt més endarrerit que no pas Espanya.

nimue ha dit...

em sembla que aprofitaré aquest text per treballar el tema a classe amb els de batxillerat...

Tondo Rotondo ha dit...

Quina capçalera més currada!!!

Anònim ha dit...

Roser
Desde este frìo Buenos Aires te dejo mis saludos y con ellos
la esperanza que un dìa hombres y mujeres podamos caminar juntos, a la par, ni un paso adelante ni uno atràs, a la par.
Que estès bien querida Amiga!
Besos

ad.

LlunA ha dit...

Més dones que homes...doncs ja veurem com va el tema...quin perill, jeje.
Ja m´està bé que la dona tingui més paper en temes politics!!!

Petonets

Judit Vilaclara ha dit...

Ostres qui blog tant currat!!! He passat per aquí navegant per blogs de la xarxa.
M'ha agradat molt i a més la teva relació amb tradibloc em servirà per un treball de la universitat, no sabia que existia.

Judit

Toy folloso ha dit...

Volia manifestar la meva aprovació per que hi hagi en el govern estatal tantes dones, tan joves, tan preparades i tan bufones, però aquest darrer adjectiu ara no se si posar-lo.
M´ha tallat el rotllo, aquesta.

DOLORS ha dit...

Sembla que avançarem amb ministres amb aquestes idees, però el fet que denúncia també passa a les nostres comarques.
A Hipercor i el Corte Inglés estem denunciant a inspecció de treball diverses discriminacions cap a les dones treballadores.
La última ens va donar la raó al sindicat UGT i la inspecció de treball els ha multat amb 90.000€ però tot i així continuen!!!
Ho vaig comentar al meu blog el dia que va passar.
Bon dia estimada!

Joan Martín ha dit...

L'efecte uniforme, es nota a tants llocs! Un d'ells i molt especialment és en les botigues de roba o més generalment com a dependentes. Tampoc aquí, clar, és justificable. Jo agraeixo molt més la professionalitat en l'atenció que no pas la "moneria". És un prejudici ben fotut i molt arrelat, però potser no pas en una majoria. Tenen i exerceixen més aquest prejudici qui ostenta un cert poder. ¿Qui deixaria de comprar alguna cosa o utilitzar un servei si la dona que l'atén o ven no portes l'uniforme? I dubto que s'incrementi la venda de productes per l'ús d'uniforme. Si així fos el prejudici fora molt generalitzat. Però ho dubto.

CAMINO INCIERTO ha dit...

No tengo muy claro si es necesario un ministerio de la igualdad,se convertirá en un montón de cargos ,consejeros etc,casi preferiría que se reforzara el de Justicia,el de Educación ,esperemos a ver qué competencias le atribuyen,quizá abarque también temas de la infancia y la vejez y eso de la igualdad no se refiera sólo a las mujeres.Pasarán generaciones hasta que sea normal todo lo relativo a la mujer y estoy a favor de la discriminación positiva respecto a ella como en lo referente a otros sectores también muy atropellados por la trituradora social:algunos enfermos,discapacitados,ancianos,aspectos físicos,etc,etc.

Dédalus ha dit...

Enhorabuena por tantos logros, Zel. Creo que no será en vano que gobiernen tantas mujeres. Sinceramente, creo que será muy positivo en todo y para todos.

Un beso.