14 de desembre 2010

El que retallen i es veu, i el que retallen i no es veu (futurs possibles parlant d'educació)

No he volgut reescriure res. He obviat l'inici, però podeu trobar tot l'article aquí

Fa de bon llegir, perquè començant l'embolic per les universitats i l'elevat cost de les taxes (vegeu el que passa a Anglaterra), diu que hom creu que el futur pinta de que qui pugui accedir a estudis universitaris serà només qui s'ho pugui pagar. A l'article s'analitzen rerafons de certes polítiques que podrem veure aquí ben aviat.
"En Estados Unidos –y es bueno fijarse en lo que ocurre allí, porque es el anuncio de lo que nos puede llegar pronto– la escuela publica está siendo atacada por dos caminos distintos. En primer lugar, por la necesidad de reducir el gasto. Michael Bloomberg, el multimillonario alcalde de Nueva York, ha puesto al frente de sus escuelas a Cathleen Black, presidenta del grupo Hearst (que edita publicaciones como Cosmopolitan o Marie Claire), una ejecutiva sin ninguna preparación en el terreno de la educación, que ya ha anunciado que su tarea se va a centrar en reducir el gasto del sistema escolar público, que es el que usan los pobres. Bob Herbert, que sitúa estos hechos en el contexto de una Norteamérica en que coinciden el mayor paro y los mayores beneficios de las empresas financieras, advierte: “La guerra de clases de la que nadie quiere hablar sigue sin pausa”.
Hay una segunda línea de ataque, en que participa activamente la Bill and Melinda Gates Foundation, que combate la escuela pública como ineficaz, sin tomar en cuenta la pobreza de recursos con que funciona, y acusa de ello a los sindicatos del profesorado, que se niegan a aceptar el despido de los maestros menos capacitados. Su alternativa son las charter schools, que están “exentas de reglas locales o estatales que inhiben una administración y gestión flexibles”.
Detrás de los argumentos de coste y eficacia, hay el propósito de combatir una enseñanza independiente y crítica, que se pretende reemplazar por otra que inculque valores patrióticos y conformismo social. James Loewen explica, en su libro Lies My Teacher Told Me, que los profesores norteamericanos tienen que ir con cuidado cuando hablan en clase de temas como, por poner un ejemplo, la guerra de Vietnam. “He entrevistado a profesores de Enseñanza Secundaria que han sido despedidos, o han recibido amenazas de despido, por actos menores de independencia como los de proporcionar a los alumnos materiales que algunos padres consideran discutibles”. Lo cual, sabiendo que nadie va a acudir a defenderles, les empuja a “la seguridad de la autocensura”.
Las bibliotecas son otro escenario de esta lucha. No sólo las de las escuelas –donde la Asociación de bibliotecarios de Estados Unidos ha denunciado que basta con la queja de un solo padre para eliminar un libro–, sino las públicas en general. Kurt Vonnegut ha elogiado a aquellos bibliotecarios que “han sabido resistir enérgicamente a los energúmenos que han tratado de eliminar ciertos libros de sus estantes y que han destruido los registros de los lectores antes que revelar a la policía del pensamiento los nombres de las personas que los han consultado”.
La tendencia, tanto en la escuela como en la universidad, apunta en la dirección de limitarse a ofrecer una formación que se dedique a preparar para el ingreso inmediato en la empresa. Se trata de consolidar el tipo de “currículum oculto” de que habla Henry A. Giroux por el que “la clase dominante se asegura la hegemonía”, transmitiendo “formas de conocimiento, cultura, valores y aspiraciones que son enseñadas, sin que nunca se hable de ellas o se expliciten públicamente”.
Todo lo cual debería llevarnos a reflexionar sobre las motivaciones que hay detrás de estas políticas. La idea de que sólo se puede combatir el déficit por el procedimiento del recorte del gasto social, ha escrito hace pocos días el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, “es un intento de debilitar las protecciones sociales, reducir la progresividad del sistema de impuestos y disminuir el papel y el tamaño del Gobierno mientras se dejan determinados intereses establecidos, como los del complejo militar-industrial, tan poco afectados como sea posible”.
La educación pública es una parte esencial de nuestros derechos sociales y una garantía del futuro de nuestras libertades."

7 comentaris:

Stel ha dit...

Està bé l'article però no diu res, que no s'hagi explicat ja en la lluita antibolonya, però com sempre hi ha una frase ben certa:

"Todas as coisas já foram ditas, mas como ninguém escuta é preciso sempre dizer de novo." André Gide

Si mirem, segur que hi ha gent que ens plantegem el nostre acces a la universitat tenint en compte els diners i més d'un no pot estudiar el que voldria.
Els estudis estan, actualment interrelacionats amb les empreses, fins i tot es demana que els estudiants hagin d'haver fet pràctiques en empreses com a crèdits per a que la seua incorporació sigui el menys prejudicial per a l'empresa.
Les noves lleis d'educació(europees, espanyoles i catalanes) no han fet més que privatitzar l'educació pública en cobert.

Elfreelang ha dit...

Ai zel quin futur més negre....l'educació és un dret i l'educació pública hauria de ser mimada i garantida....ja no sé on anirem a parar

wanderlust ha dit...

Ho trobo penós, hem de continuar tenint dret a l'ensenyament públic, PERÓ de qualitat.
És sempre la mateixa mè de les peles.....fot tot bastant fàstic.

òscar ha dit...

El tema de les biblioteques m'ha fet recordar la joia de "Fahrenheit 451".
Com els crancs, aquí i als EEUU, anem fem petites (i no tant petites) passes enrera.

Toy folloso ha dit...

Comformisme social.
Hi ha tanta gent autodidacta en això....

"Tati-Pagès-Soulbizarre" ha dit...

no podem deixar que destrossin el que és públic i amb aquesta crisi financera han trobat l'excusa per petar l'economia productiva, els serveis socials i les vides

les nostres vides
valen més que els seus beneficis


salut i revolta!

Mireia ha dit...

aquests de Revolta Global acostumen a clavar-la i ja tenen raó amb tot el que cau damunt. Els conec de les manis i són canyeros i al mateix temps gent compromesa